miércoles, agosto 31, 2005

Mama

El amor que le tienes a un hijo es un amor que no se compara con nada, es un sentimiento puro, incondicional, sin pedir nada a cambio y con el solo hecho de que te den un bezo un abrazo o un gracias quedas feliz el resto de tus dias, y no me importa si a media noche me pide su leche o antes de dormir un sandwich, doy todo lo que soy y todo lo que tengo, quizas no se una madre perfecta ni una madre consentidora, al contrario reconozco que a veces cometo muchos errores con mis hijos y trato de pensar como ellos, como por ejemplo mi hijo el grande cuando empezaba a manejar le prestaba el carro, aunque el corazon se me quedara encogido, le daba "permisos" de llegar tarde o de ir a fiestas o acampar, donde sea siempre que me dijera la verdad, y vigilando sus actividades, sus amigos, por que si es cierto eso de que dime con quien andas y te dire quien eres, y estando yo sola educando a un varon es dificil, por que le tienes que explicar los peligros del sexo inseguro y sin control, explicarle los peligros de las drogas,del alcohol, aunque pensaba yo en mi juventud y realmente queria experimentar de todo que nadie me contara, aunque nunca cai en los extremos, no voy a negar que fui una reventada a medias,solo a medias, por que ya cuando me veia en una situcion peligrosa decia hay nos vemos,y eso se lo queria trasmitir mi hijo, nunca le dije no hagas eso, no pruebes eso, o no tengas sexo, simplemente le digo si haces algo que va en contra de ti, toda tu vida lo vas a llevar en tu espalda, y depende de ti que camino vas a tomar el de un perdedor o un triunfador, si vas a tomar el de un perdedor lo siento mucho pero te vas con tu padre aunque me duela mucho, y pues sigue conmigo,muchas veces me criticaban mi forma de educarlo por darle tantas "libertades" pero les decia el tiempo me va a decir si era buena opcion o no, y pues no digo que es un muchacho exepcional o que sea un orgullo nacional, simplemente es mi hijo y hay la lleva...con sus altas y bajas pero siempre tratando de hacer cosas, seguir estudiando,y empezar a ver su futuro sin su amor, por que ya tenias planes pero creo que Dios tiene otros planes para el y mientras yo le doy todo el amor que pueda darle,y mi otro bebe pues es un regalo de dios que me mando y lo cuido y lo quiero como nadie en esta vida lo va a querer,y al ver estas bendiciones no puedo mas que darle las gracias a la vida y creo que ya me estoy poniendo medio cursilona asi que mejor escribo otro dia...

3 comentarios:

Mask dijo...

Sabes Adriana?

Le di un repaso a todos tus post,y cuando hablas de tu pareja, me veo mas o menos reflejado en lo que dices, no en todo.

A lo que voy es que es de gran ayuda el conocer lo que piensan, no entiendo por que cuando uno les pregunta algo, dan mil respuestas menos lo que les preguntamos, sera la naturaleza, no lo se

El dia de hoy puedo decir que comprendo mejor a mi mujer

Gracias y eres bienvenida d nuevo cuando quieras

Fabrizio dijo...

Dicen que cuando los hijos crecen, los problemas y las preocupaciones crecen con ellos, yo tengo dos hijos uno de trece que está entrando a la adolescencia por la puerta ancha y cree que el mundo es suyo, pero por otra parte cumple sus deberes y va bien en la escuela entonces ¡Paciencia! y una niña de 11 por el momento un poco más docil pero tambien ya va entrando en la adolescencia con todo lo que eso implica. Un abrazo.

Cabeto dijo...

Bueno, ¿cómo no ponerse cursi con mamá?