lunes, abril 26, 2010

Perdon

Nesecito perdonar, no puedo traer esto atorado, si he dicho muchas cosas negativas, y era para desquitar mi coraje, yo se que eso no me ayuda en nada, tengo que quedarme con las cosas positivas, fueron 10 años que tuvieron sus altas y sus bajas como todo pero fueron mas buenas que malas, y si no hubiera pasado lo que paso ( la separacion) yo hubiera seguido con el hasta la muerte esos eran nuestros planes, pero creo que no, asi que no tengo ningun resentimiento, ni le deseo nada malo, el es el papa de mi hijo y con mi hijo le agradesco toda la vida, lo perdono, perdono todo el daño que me esta haciendo, no tengo que hablar mal de el, y jamas enfrente de mi hijo, es su papi y siempre lo sera, tampoco quiero ni espero que llegue de rodillas a pedirme perdon, y darle una patada por el trasero, NO jamas, solo le pido a Dios que me de fuerzas y claridad mental para tomar la decision correcta, la decision que sea para bien de mi hijo y mia, hoy solo tengo que pensar en el, en su futuro en su felicidad, en que nada negativo le quede grabado. y seguir seguir , mirando el futuro con esperanza, pensando que hoy es un dia mejor que ayer, y que mañana va a estar mejor, no se que camino voy a tomar, pero de una cosa si estoy segura que no voy a seguir aqui, o no se, nesecito que pase la nube negra, y ver que camino tomar...

2 comentarios:

Ángel dijo...

Comadre, te comparto algo que escribi hace ya un poco mas de un año, referente al perdon, espero y le encuentres algun sentido el día de hoy, no se trata de justificar a las demas personas, si no el encontrar la paz para ti misma. Saludos y un abrazo.

------------

Toda mi vida ha girado a veces sobre malos entendidos, calumnias o palabras dañinas, mi daño no es físico, mi daño es espiritual, es mi alma la que es dañada, es mi corazón que es herido, sin embargo el orgullo y la soberbia han aparecido y me ha permitido seguir adelante, después conocí a Dios y tuve que aprender a perdonar, no digo que ya he perdonado, al contrario ha veces vuelve algún resentimiento y me hace derramar lagrimas y vuelvo a ponerme en oración para dejar mis resentimientos a Dios.

Alguna vez te cuestionas cuando te hablan del perdón: Donde lo compro? Cuantas inyecciones me tengo que poner? Cuantas píldoras de perdón tengo que tomar?

Mi orgullo es muy fuerte, demasiado fuerte e impulsivo, tanto que puede acabar en un segundo con todo lo que he edificado, aun cuando después llore, es muy dificíl que pida perdón, ahh porque eso si, Doña Perfecta, se cree así ... perfecta que no tiene porque aceptar que se equivoca y que es humana.

Ahora me doy cuenta que aun no se perdonar, porque perdonar sin olvidar no es perdonar.

Ese perdón no es perdón. Ese perdón solamente almacena resentimiento, odio, desamor, para sacarlo ante la más mínima oportunidad como puñal, como dardo que lacera, que lastima. Perdonar sin olvidar, no es perdonar. Es arma para dañar, para agredir, para hacerte sentir superior y saber que tienes a alguien, como se dice vulgarmente, agarrado del pescuezo. Es querer dominar, sobajar a los demás.

Tengo que pensar en esa persona que me dañó, que pensaba en ese momento, que sentía, tengo que pensar que hubiera hecho yo, tal vez, hubiera hecho lo mismo, tal vez hubiera reaccionado peor.

Esto es honestidad. Es darnos cuenta de que como seres humanos venimos repitiendo los errores que aprendimos de manera inconciente. Que no somos más que repetidores de desamor.

Perdonar es darme cuenta de que ni siquiera había razón para perdonar, porque yo, en su lugar, hubiera hecho lo mismo, o tal vez algo peor.

Vuelvo hoy a pedir perdón Señor por mis faltas, por mis pecados, por mis errores y vuelvo a perdonar a aquellos que me han hecho daño, quiero ser libre, quiero poner alas a mi mente y romper esa corteza que cubre mi corazón.

Perdón... es todo lo que pido para no cargar con el rencor en mi corazón.

Ángel dijo...

Gotitas de sabiduria, con todo mi cariño comadre, no va a ser facil, pero el resultado a largo plazo lo veras, un abrazo.

-------------

Te quiero compartir la magia del perdón, si te preguntas ¿Cuándo debo perdonar? En cada momento, en cada instante. Mira: Tú te bañas diariamente y no porque lo hayas hecho hoy, mañana tendrás que dejar de hacerlo. Es parte de tu higiene. Perdonar es parte de tu salud física y mental y por lo tanto espiritual. Perdonar es un deber diario, en todo momento. Antes de que te duermas, cierra los ojos y pregunta si tienes algo que o alguien a quien perdonar. Pregunta si tienes algún resentimiento con alguien y antes de dormirte entrégale ese resentimiento a Dios. Muchas veces, aunque queremos perdonar, es tan difícil quitar esos pensamientos obsesivos que se repiten una y otra vez en nuestra mente. Pero cuando tu, con toda humildad, le pides a El, nuestro creador que te ayude a perdonar, cuando le entregas ese dolor, ese resentimiento, El siempre acude con tanta dulzura y con tanto amor… y lo recoge en sus manos.. y lo lleva a su propio corazón

Perdonar, que no se te olvide nunca, libera el alma. Le pone alas a la mente y rompe la corteza dura, la roca que envolvía el corazón

Deseo amigos de todo corazón que si un día sientes las emociones encontradas que genera resentimiento, puedas transformar esa energía negativa en armonia y libertad, que Dios ilumine tu día hoy y siempre.